2.2.- AUTOCONCEPTO

AUTOCONCEPTO

 

“AUTOCONCEPTO (Una parte importante de la autoestima) ¿Qué es el auto concepto? Es el concepto que tenemos de nosotros mismos. ¿De qué depende? En nuestro auto concepto intervienen varios componentes que están interrelacionados entre sí: la variación de uno, afecta a los otros (por ejemplo, si pienso que soy torpe, me siento mal, por tanto hago actividades negativas y no soluciono el problema).

 

Nivel cognitivo – intelectual: constituye las ideas, opiniones, creencias, percepciones y el procesamiento de la información exterior. Basamos nuestro autoconcepto en experiencias pasadas, creencias y convencimiento sobre nuestra persona.

Nivel emocional afectivo: es un juicio de valor sobre nuestras cualidades personales. Implica un sentimiento de lo agradable o desagradable que vemos en nosotros.

Nivel conductual: es la decisión de actuar, de llevar a la práctica un comportamiento consecuente.

 

Este término suele definirse, en sentido genérico, como el conjunto de imágenes, pensamientos y sentimientos que el individuo tiene de sí mismo. Así, es posible diferenciar dos componentes o dimensiones en el autoconcepto: los cognitivos (pensamientos) y los evaluativos (sentimientos). Los primeros se refieren a las creencias sobre uno mismo tales como la imagen corporal, la identidad social, los valores, las habilidades o los rasgos que el individuo considera que posee. Los segundos, también llamados autoestima, están constituidos por el conjunto de sentimientos positivos y negativos que el individuo experimenta sobre sí mismo.
Los factores que determinan el autoconcepto son los siguientes:

  • La actitud o motivación: es la tendencia a reaccionar frente a una situación tras evaluarla positiva o negativa. Es la causa que impulsa a actuar, por tanto, será importante plantearse los porqués de nuestras acciones, para no dejarnos llevar simplemente por la inercia o la ansiedad.
  • El esquema corporal: supone la idea que tenemos de nuestro cuerpo a partir de las sensaciones y estímulos. Esta imagen está muy relacionada e influenciada por las relaciones sociales, las modas, complejos o sentimientos hacia nosotros mismos.
  • Las aptitudes: son las capacidades que posee una persona para realizar algo adecuadamente (inteligencia, razonamiento, habilidades, etc.).
  • Valoración externa: es la consideración o apreciación que hacen las demás personas sobre nosotros. Son los refuerzos sociales, halagos, contacto físico, expresiones gestuales, reconocimiento social, etc. “

 

Aunque esto parezca simple, el autoconcepto de una persona es siempre el resultado de un gran número de elementos tales como apariencia física, capacidades, historia, contexto familiar, éxitos y fracasos, ambiente en el cual esa persona fue criada, ambiente social, etc. Todas las personas tienen un autoconcepto o imagen de sí mismas, pudiendo ser en algunas de ellas muy elevado y en otras muy bajo. Claro está, esto dependerá de todos esos elementos mencionados y de su combinación única y peculiar.

 

El autoconcepto de una persona está elaborado en base a numerosos elementos como los que ya han sido mencionados. Sin embargo, también es importante señalar que esta imagen puede variar y modificarse a lo largo de los años de acuerdo al tipo de situaciones que el individuo viva. Así, una persona que podía tener una alta estima de sí misma y por tanto tener un elevado autoconcepto puede sufrir una experiencia traumática que la vuelve vulnerable y frágil. Esto en muchos casos puede tener como consecuencia una severa crisis de identidad ya que trastoca el modo en que la persona se movía en sociedad, actuaba y se comportaba delante de los otros.

 

También es interesante marcar que el autoconcepto que una persona genera puede no ser mostrado de manera abierta al resto de las personas. Esto es así en muchos casos cuando la persona se muestra como alguien duro, resistente e indiferente cuando en realidad esto actúa como pantalla para cubrir las inseguridades que ese individuo tiene. Así, el autoconcepto de alguien puede ser la causa de una actitud específica que puede aparecer de manera voluntaria o inconsciente.

 

Finalmente, la consolidación de un determinado tipo de autoconcepto es característico de cada espacio en el que uno se mueve. En este sentido, en ciertos ámbitos laborales en los cuales se da mucha competencia entre pares se buscan personas con un autoconcepto o una imagen de sí mismas elevada que le permita demostrar confianza y solidez en cualquier tipo de situación.

 

Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: